Arquitectura Orgánica en el sur de Chile

Una visión local de la arquitectura orgánica desarrolla el arquitecto Manuel Gaete Winkelmann, poco conocido en el mundillo de las estrellas chilenas. Es un outsider frente a las arquitecturas de moda y quizás, la arquitectura orgánica, es siempre y en esencia, un camino individual y personal, alejado de las tendencias en boga.

Gaete explora las posibilidades de los materiales naturales utilizados casi sin elaboración, expresando fuertemente un carácter naturalista.  Su arquitectura es de mundos oníricos y mágicos, en algunos casos parecidos al Art Noveau y en otros, casi sacados de “La Comarca” de Tolkien. Su forma de integración con la naturaleza no es en absoluto la representación, sino que simplemente inserta elementos que se hacen parte de la arquitectura logrando un alto grado de individualidad y expresividad.

Al margen de cualquier juicio estético que pueda hacerse, se evidencia una actitud de honestidad y humildad que se concreta en lo construido. Con un discurso muy personal, simple y quizás algo utópico, manifiesta ciertos principios generales que conviene tener en cuenta:

1.- Los materiales a usar debieran ser fundamentalmente materiales naturales, y ojala del mismo lugar en que se emplaza la obra y en su estado más natural posible. También pueden ser materiales reciclados (naturales o industriales) la idea de esto, es usar materiales de bajo proceso industrial, o que hayan demandado un bajo nivel de energía en su fabricación. La ley del mínimo esfuerzo, o de máximo ahorro de energía es una constante en la naturaleza, y una de las características de este tipo de arquitectura es, justamente, ser una manifestación mas de la naturaleza respetando sus leyes.

Exterior del SPA de las Termas de Menetúe

 2.- La concepción espacial y formal de la obra debe estar en armonía con su entorno y aceptar cambios y modificaciones inducidas por:

 a) Los materiales a emplear, que al ser naturales, no tienen todos la misma forma ni dimensión (troncos, piedras, barro, etc.)

 b) Su entorno y realidad física, que a veces no se conocen en su totalidad con anterioridad al proyecto (como rocas bajo el suelo, árboles que piden ser incorporados a la obra, vertientes, etc.) la idea de esto es ir siempre a favor de la naturaleza, y no en contra de ella (con esa manía que tiene el ser humano de querer dominar la naturaleza y hacer lo que se le ocurre a toda costa sin importar las consecuencias)

3.- La habitabilidad de la obra, debiera considerar sistemas de calefacción o ventilación de bajo consumo energético, tales como energía solar, energía geotérmica, etc., con una buena aislación en sus muros, ventanas y techo.

Fuente y fotografías : http://manologaete.bligoo.com/

 

Anuncios

2 comments

  1. Manolo Gaete, queridísimo amigo y compañero de curso (Universidad de Chile-Valparaíso. Generación 1971).Ha desarrollado una amplia y originalísima obre en la Araucanía patagónica. Entre otras cosas es presidente de la Asociación de Arquitectos de la Araucanía Patagónica. Gran tipo, interesante arquitecto (por cierto, lejos los cánones estéticos en boga)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s