Madera para el Futuro

Artículo “Wood for Future”,  Silvio Carta & Stefano Tesotti,    Revista C3 n° 297,   traducción ; Claudio Vergara, Arquitecto. 

portada revista C3

En el principio era la madera,o al menos, la cabaña de madera. Para Vitruvio, la cabaña de madera fue el origen de toda la arquitectura. Siglos más tarde, el gran teórico del Iluminismo francés, Marc-Antoine Laugier, indicó que el refugio fue el arquetipo de todos los edificios. El Abbe Laugier, según se dice, fue construido a partir de los tramos cortos de los troncos de árboles delgados, entrelazados para formar un refugio rudimental que asemejaba una cabaña primitiva. Sólo los historiadores podrían decir si realmente la construcción se originó con el uso de la madera, pero tenemos claro que cuando se dispuso de madera, ésta siempre fue utilizada sistemáticamente.

La madera siempre ha sido reconocida como un material con propiedades extraordinarias que le permiten adaptarse a muchos usos. Es fácil de trabajar y al mismo tiempo, con un buen desempeño estructural, aportando funciones decorativas que a menudo acarrean importantes significados simbólicos. Como material natural, la madera se asocia con los ciclos de las estaciones, y por lo tanto, es percibido como un material vivo. Por esta razón es que ha sido utilizado para los construcciones religiosas, como en los santuarios transportables de las divinidades (en el relato bíblico, el Arca de la Alianza podría haber sido un prototipo), o los santuarios japoneses de Kyoto y los Tres Monos de Madera del Templo de Nikko. En China y el resto del sureste de Asia, también se construyeron muchos otros edificios religiosos enteramente de madera.

A través de la historia, la madera ha sido utilizada principalmente en el contexto de la arquitectura menor; mientras que los antiguos castillos de piedra permanecen en el tiempo, los edificios de madera tienden a desaparecer, incluso podríamos ver su continua pérdida como una forma de reciclado previsto. Sin embargo, algunos tipos de madera de construcciones históricas todavía siguen existiendo: ciertos tipos de casa japonesa, el stavkirken (templos medievales) de Noruega, las casas de madera móviles de los trailer parks de San Francisco y por supuesto, el chalet alpino (incluyendo sus versiones prefabricadas). Las primeras casa de tabiquería de madera se construyeron en los Estados Unidos a principios del siglo XIX y la industrialización aportó nuevas tecnologías de construcción. Más adelante, en los países industrializados el uso del hormigón armado y del acero, permitió el nacimiento de un nuevo lenguaje arquitectónico, que paulatinamente y en un proceso lento, fue relegando toda una tradición de la arquitectura de madera.

Posteriormente, el uso de la madera se limitó a los edificios de baja calidad, con estructuras de poco interés arquitectónico y no como el arte de construir con madera, que se perdió de la memoria, produciéndose una pérdida de conocimientos técnicos por parte de los constructores y arquitectos. Hasta entonces ellos habían sido los custodios de un amplio y rico acervo de conocimiento y de una larga tradición y experiencia en el trabajo de carpintería y ebanistería. Hoy en día, aunque pueden seguir respondiendo con madera a una gama de posibilidades poéticas, sigue siendo frecuente la falta de arquitectos que comprendan detalladamente las características particulares de la madera.

Hoy existe una tendencia a emplearla en forma inapropiada, empleando detalles de construcción a menudo incorrectos y sin considerar las formas eficientes en que diferentes tipos de madera se pueden combinar.

El conocimiento que tenemos hoy en día acerca de la madera es más amplio que en el pasado. Se puede combinar fácilmente con todos los demás materiales de construcción. Un cubo de cuatro centímetros de abeto blanco es capaz de soportar un peso de cuatro toneladas. La madera convenientemente elegida y tratada contra el agua puede durar un periodo muy largo.

El edificio de madera más antiguo de Europa Central, la casa Niderost en Suiza, construido en 1176, fue recientemente desmantelado y colocado en almacenamiento para ser reconstruido sin costos excesivos dentro de poco.

En su forma nativa, se puede utilizar la madera como materia prima para materiales de construcción más complejos como maderas estructurales. Estos materiales compuestos incluyen una amplia gama de productos derivados de la aglomeración y reconstitución de partículas de fibras de madera junto con adhesivos. Estos productos pueden satisfacer normas nacionales o internacionales y requisitos de diseño específicos.

Tanto maderas duras como blandas se utilizan con fines estructurales y también para subproductos derivados del reciclado de sus residuos, como un bloc de notas hecho con con aserrín. Además se utilizan las chapas de madera, para lograr elementos rígidos como las placas de madera. Otros materiales que contienen lignina como los residuos de caña de azúcar, paja de arroz, tallos de cáñamo, la paja de centeno u otros tallos vegetales,  se incorporan en la elaboración de estos productos de ingeniería de la celulosa. Aunque en este caso, al no contener madera real, se aprovechan más bien las fibras vegetales.

Una construcción alta con madera ya no es tabú como lo era antes. Debido a los riesgos de incendio, hasta hace poco, solía ser difícil construir edificios de varios pisos de madera y se autorizaba a proyectar más de dos pisos sólo en circunstancias excepcionales. Pero ahora gracias a los avances en tecnología de la construcción y al progreso en la prevención de incendios, las dificultades se han superado  y las normas técnicas permiten edificios residenciales de madera, escuelas y oficinas hasta seis pisos de altura. Esto ofrece nuevas oportunidades para la construcción en madera, y desde el punto de vista de la seguridad contra incendios, algunos expertos ya prefieren la madera por sobre el acero.

El acero comienza a deformarse a altas temperaturas, mientras que una viga de madera conservará su estabilidad durante un largo tiempo, aun cuando sea atacada por el fuego. Aunque la madera esté seca, la humedad que retiene debe evaporarse antes de que pueda arder; hasta entonces se mantendrá a una temperatura de menos de 100 grados y sólo empezará a quemarse por encima de los 270 grados, e incluso entonces, a una tasa de 1 mm por minuto. La capa de madera exterior carbonizada se mantendrá intacta y la viga conservará su capacidad de resistencia hasta los 1000 grados, mientras que el acero comienza a perder su resistencia como a los 450 grados  y pierde cerca de dos tercios de su resistencia a cargas a los 650.

El Hotel Explora de José Cruz Ovalle, que se presenta en las páginas siguientes, aparece como una nueva dirección en la construcción en madera, cada parte independiente y prácticamente deformado y sometido a cantidades variables de extrusión y de manipulación de fuerzas. Estas acciones separadas resultan en una variedad de formas, que unidas, crean un interior de diferentes volúmenes y organizaciones, proporcionando un espacio único interesante para este edificio.

El hotel desafía la naturaleza de la construcción tradicional en madera. Normalmente, ligera y frágil, añade al espesor de las paredes de las diferentes áreas resultando una estructura con un sentido de la masa fluctuante. La estructura de madera del hotel demuestra la capacidad de una sola clase de elementos (como las vigas) para modificar el programa de un espacio y la percepción del total de su atmósfera.

Pero no es sólo la función estructural la que fomenta el uso de la madera en la arquitectura. Dado que la madera se obtiene de los árboles, y los árboles ayudan a reducir la concentración de dióxido de carbono en el aire, mientras regresan oxígeno para el medio ambiente, la madera podría considerarse como un material sustentable. En palabras de Harem Gro Brundtland, Presidente de WCED (World Commission on Environment and Development – Comisión Mundial sobre Desarrollo y Medio Ambiente), la madera es sustentable como una forma de desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. A raíz de la Cumbre de la Tierra de 1992 en Rio de Janeiro, la necesidad de centrarse en la interrelación entre el desarrollo económico y el medio ambiente llevó a la adopción de una nueva terminología, surgiendo conceptos como edificios verdes y desarrollo sustentable. La Cumbre de Río fue seguida por muchos otros importantes acuerdos internacionales; en la primera Conferencia Europea sobre ciudades sustentables celebrada en Aalborg, Dinamarca, en mayo de 1994, los gobiernos acordaron el principio de sustentabilidad, que significa que las emisiones y descargas de contaminantes en el aire, el suelo y el agua no debe superar la capacidad de auto-regulación del medio ambiente natural.

 En lo que respecta el sector de la construcción, la sustentabilidad se logra haciendo que la mayor parte de la obra se resuelva en el mismo sitio en que se construye y que se considere, por ejemplo, limitar el consumo energético utilizando fuentes renovables, investigar la posibilidad de utilizar paneles fotovoltaicos, adoptar la certificación de materiales eco-compatibles  y tratar de utilizar materiales reciclables. Existe una nueva herramienta fundamental que traerá consigo una mejora generalizada en toda la industria de la construcción: la certificación ambiental de productos utilizados en la construcción de edificios y muebles. En este sentido, algunos países de la UE están desarrollando procedimientos para someter los productos a pruebas específicas bajo diferentes condiciones ambientales para evaluar si tienen el mismo rendimiento.

Según los resultados se les concederá una etiqueta de su grado de respeto con el medio ambiente, siendo para los productores la obtención de la etiqueta una ventaja competitiva. Además de aumentar la competencia en la investigación y la producción de productos ecológicos, la eco-certificación proporcionará al usuario final información fiable sobre el impacto medioambiental de cualquier producto en particular, sobre la base de criterios que tengan en cuenta todo su ciclo de vida, desde producción inicial hasta su eliminación final. La Eco-certificación se solicita directamente por los productores de forma voluntaria, siendo las solicitudes evaluadas por organizaciones acreditadas públicas o privadas. Para regular el etiquetado ecológico en toda la UE y unificar el libre intercambio de mercancías en el mercado, en 1992 la Comisión Europea propuso un sistema comunitario de concesión de etiqueta (Reglamento EEC/880/92, 23 de marzo de 1992), que permite no sólo a los fabricantes, sino también a los proveedores de servicios, solicitar la certificación ecológica.

La madera reduce las emisiones en la fase de producción. La producción de acero requiere aproximadamente 46.000 kW/m y de hormigón alrededor de 700 kw/m, pero la producción de madera requiere sólo 350 kw/m. Sin embargo, en la actualidad, la mayor parte de la industria de la construcción sigue utilizando arcilla y materiales a base de cemento. Es de destacar que cada vez más, después del protocolo de Kyoto, se aboga por el diseño sustentable utilizando la madera como principal material de construcción para una arquitectura eco-compatible. Esto no es ninguna coincidencia, en cuanto a su resistencia, permeabilidad, absorción, biodegradabilidad y reciclabilidad, ningún otro material es comparable, dadas sus propiedades biológicas y ecológicas. Estas cualidades han permitido que la madera vuelva a recuperar su antigua importancia, pero ahora con una posición privilegiada respecto a otros materiales utilizados tradicionalmente.

Algunos pueden sospechar que este retorno gradual a las estructuras de madera es un nuevo fundamentalismo, según el cual la madera es buena; porque es primordial, multicultural y un material políticamente correcto, mientras que el hormigón y el acero son malos, porque representan la industrialización del capitalismo tardío. La madera es cálida y amable con la naturaleza, mientras que el acero y el concreto son fríos e intrusivos. La sospecha es que la madera y otros materiales elementales se están defendiendo no sólo como los ingredientes de una nueva Arquitectura Orgánica, sino también como uno de los emblemas arquitectónicos de una cruzada contra el comercio mundial. Ciertamente, en el uso de la madera y otros reciclados o materiales de origen local, una nueva lucha contra la tendencia mundial es ahora evidente en la arquitectura. Se puede observar, por ejemplo, en el trabajo de Solano Benítez de Asunción, Paraguay, que ganó el primer premio de BSI suizo de arquitectura en 2008. Mario Botta, que presidió el jurado, describió la forma en que la labor de Benítez se desarrollaba en un difícil contexto político-económico, con claras dificultades logísticas y lejos de los procesos de fabricación dictados por la globalización, siendo de notable calidad. La pobreza de los materiales utilizados es inversamente proporcional a las emociones que transmite el arquitecto?

El Espacio Nórdico para el Biatlón en Bessans, diseñado por los arquitectos Tectoniques muestra muy claramente una interesante dirección a seguir en este sentido. El movimiento de la sombra creada por el ritmo de la extrusión y extrusión de los elementos son seguidos en la fachada exterior y en el espacio interior, dándole al edificio una geometría evidentemente definida en la que se crean
diferentes patrones. La dinámica y la naturaleza cambiante del Proyecto de Tectoniques es aún mayor por las diferencias entre las ventanas y los marcos de madera. Este enfoque no convencional de masa y vacío de diseño a través de la utilización de madera subvierte la naturaleza planar y conservadora de una caja.

Seleccionar un material de construcción en lugar de otro es una decisión de importancia fundamental. Pero en general se basa en varios aspectos e incluso motivos ideológicos. Lo que importa es el material y los resultados reales. Pero en la toma de decisión, las evaluaciones económicas y ecológicas no pueden obviarse y el hecho de no hacerlo podría traer consecuencias negativas a largo plazo en el edificio. En ese sentido es posible que en alguna parte del proceso de toma de decisiones existan razones ideológicas para la selección de materiales de baja tecnología como la madera. Es innegable, que la explotación y conservación correcta de las reservas de madera del mundo, ofrecen un gran potencial para la utilización de la madera para la construcción, siempre que los bosques sean utilizados de manera eficiente. Cuando no se programa la tala ni la repoblación, los bosques comienzan un declive biológico. Esto conduce al desequilibrio ambiental, los árboles más viejos se exponen a la putrefacción y, en consecuencia, los incendios se hacen cada vez más frecuentes. Sin embargo, en los Estados Unidos, la experiencia durante los últimos cuarenta años ha demostrado que en respuesta a una fuerte demanda de la industria de la construcción, la gestión forestal responsable y la certificación han aumentado el área de bosque en un 20%. La certificación forestal que garantiza una superficie de cultivo para explotación maderera es evaluada por un organismo de certificación. Para garantizar el cumplimiento de las normas ambientales, sociales y de producción, dicho organismo ayuda a promover el bosque. De esta manera, los bosques acreditados son una útil herramienta de marketing para las empresas madereras. El aumento de la utilización de la madera en la construcción se puede producir sin ningún tipo de efectos ecológicos negativos. Incluso para un país pequeño como Suiza, 7-8 millones de metros cúbicos de madera, podrían producirse anualmente a partir de sus propios bosques, con el valor añadido que las utilidades de la venta de madera podrían financiar las necesarias medidas de conservación.

Mientras tanto, para contrastar la percepción de que la madera no es un material duradero ni que es del todo buena para la construcción, prominentes arquitectos de talla mundial, muestran al público general que la gran arquitectura, o al menos la buena arquitectura, se puede hacer con madera. Esperemos que el espíritu que inspiró a Thomas Herzog y Peter Zumthor en sus edificios para la Expo 2000 de Hannover, Tadao Ando en su Pabellón Japonés en la Expo de Sevilla y la gigantesca cruz de madera del recinto Ville Hara de la torre panorámica en el Zoológico de Helsinki.

Este es sin duda el espíritu de los proyectos ejemplares presentados en las páginas siguientes: fuentes de inspiración que sugieren posibles nuevas líneas de desarrollo, un camino a seguir para la nueva arquitectura. La Catedral del Cristo de luz, el Centro de Visitantes Craig Thomas, y el resto de los edificios que se ilustran, son una prueba clara de un nuevo impulso creativo basado en las características intrínsecas de la madera, un material que ha estado con nosotros desde el nacimiento de la humanidad. La madera puede ser parte de la solución a las demandas que exige el mundo actual con respecto a la sustentabilidad. Ahora que sus inherentes limitaciones estructurales finalmente han sido superadas, estos proyectos muestran cómo la madera ofrece nuevas formas que rescatan la tradición e impulsan la arquitectura hacia  el futuro. La madera no sólo se ha hecho más fuerte físicamente, sino que también se ha convertido más fuerte culturalmente: un nuevo puente entre el origen primordial de la arquitectura y su siguiente fase de desarrollo.

Proyectos presentados en la edición impresa:

  1. Explora Hotel, Easter Island / José Cruz Ovalle
  2. The Ananti Golf & Hot Spring Resort / Ken Min Sung Jin
  3. Craig Thomas Discovery and Visitor Center / Bohlin Cywinski Jackson
  4. The Cathedral of Christ the Light / Skidmore, Owings & Merrill LLP
  5. BIP Computers / Alberto Mozó
  6. Espace Nordique for Biathlon / Tectoniques
  7. Multipurpose for Mentally Retarded Youth / Sielfeld & Vergara Arquitectos
  8. Piano Pavilion / Wingardh Arkitektkontor AB
  9. The Lantern / Atelier Oslo + AWP
  10. Marcus Prize Pavilion / Barkow Leibinger Architects

 

Artículo Original  ; http://www.c3p.kr/magazine/magazine_view.htm?mid=42

Anuncios

10 comments

  1. Excelente artículo sobre el uso de la madera en la arquitectura, en cuanto a nuevas posibilidades y conceptos. Sería interesante que colocaras las fotos de las obras. En el listado aparece una de la oficina de Uds?

  2. Efectivamente tenemos el orgullo de exponer una obra junto con los buenos arquitectos que acompañan el artículo, pero no es la intención promover nuestra oficina en este espacio. El texto que se expone, es la traducción de la página original de C3 y no van las fotos específicas pues no tenemos los derechos de ellas. No obstante, los proyectos son bien conocidos y con las referencias que se entregan puedes buscarlos en google images.

  3. muy buena monografía. La arquitectura de madera es hoy un nuevo frente de combate contra las arquitecturas globales que expresa con fuerza el regionalismo

  4. bueno tradiccion de revista, bueno datos tecnicos de madera y interesante vista crítica de nuevo paradigma ecológico constructivo de arquitectura. Sabes donde se vende publicacion y precio?

  5. la mejor información de arquitcetura en madera que he leído porque nohace el enfásis ni en lo técnico solamente, o lo estético, sino de da una visión global, una relfexión, muy de ARQUITECTO

  6. I think this is one of the most important info for me.
    And i am glad reading your article. But should remark on some general things, The website style is perfect, the articles is really nice : D.
    Good job, cheers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s