REFLEXIONES SOBRE NUESTRO QUEHACER EN LA PLANIFICACIÓN URBANA Y TERRITORIAL

Conclusiones del Comité de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente del Colegio de Arquitectos de Chile

Redacciones de: Julio Alegría,  Eugenio Cienfuegos y opiniones del Comité;
( Revisión Abril 2008 )

 Generalidades.-
  La situación actual de nuestro qué hacer como arquitectos urbanistas y como arquitectos en la Planificación del Territorio, se encuentra en una situación que nos obliga a reflexionar –y actuar- sobre el modo de enfrentar las actuales formas en que la sociedad y los organismos pertinentes están influyendo en el crecimiento urbano y territorial.

La primera confirmación de esta situación es la bajísima capacidad de acción que los arquitectos tenemos allí, tanto desde el sector privado como desde el sector estatal y municipal.  Detectamos una situación de aislamiento en estos temas y en las decisiones principales. Vemos que si bien la sociedad –para suerte nuestra- aún encuentra que es responsabilidad de los arquitectos el comportamiento de la ciudad en cuanto a sus aspectos de calidad de vida, lo cierto es que nos estamos viendo forzados a un rol cada vez menor en las decisiones reales del crecimiento urbano.

Entendemos que el Rol del arquitecto urbanista y territorialista encuentra su habitáculo natural en la “organización del espacio físico” y en ese terreno vemos que esta organización obedece cada vez con más realismo a la dinámica de la inversión, a la rentabilidad económica de los proyectos urbanos y dejando cada vez más de lado la ingerencia de la especialidad en predeterminar la relación equilibrada de los componentes urbanos.

A partir de esta situación, detectamos que para enfrentar esta realidad es necesario estar mejor preparados pero sobre todo, entender la Situación Actual del Desarrollo Urbano y la correlación de las fuerzas que finalmente determinan la resultante.

Hacia eso se dirige este artículo que tiene por objeto motivar conclusiones de acción al respecto.

NUEVAS HERRAMIENTAS

Se detecta la necesidad de comprender mejor el Estado del Urbanismo Hoy y de allí poder deducir el desarrollo de las Herramientas de Acción Profesional que en la actualidad estaríamos necesitando

Esto, porque se ve cada vez más necesario prepararse con eficiencia para enfrentar las nuevas tareas, y sobre todo, para NO PERDER EL ESPACIO que nos corresponde tradicionalmente en ellas y que vemos ocuparse cada vez con más eficiencia por las especialidades que son  interdisciplinarias con la nuestra.

Elo escenario es otro. Nos guste o no, por eso, bajo el estricto punto de vista profesional – sin dejar de lado la natural inclinación ideológico política de cada cual- es necesario desarrollar nuevas conocimientos y metodologías para enfrentar las tareas en un  Marco de Relaciones Sociales extraordinariamente desequilibrado hacia la rentabilidad financiera de los proyectos de ciudad, por sobre la rentabilidad social, la que por lo demás queda adscrita en la práctica a los pocos proyectos de ingerencia estatal más bien ligados al bicentenario que a una política.

Es necesario enfrentar la situación real, que más que una situación coyuntural se va convirtiendo a pasos agigantados en una situación ESTRUCTURAL  de las políticas de país.

En este sentido, el “deber ser social” que ha sido inherente a nuestra formación, pasa a ser el ingrediente menos evaluado en nuestra participación, la que por otra parte se está haciendo cada vez más pragmática e utilitaria al objetivo de la rentabilidad.

Es así como en la medida en que el desarrollo de las ciudades está atomizado en las infinitas inversiones que se hacen sobre el Suelo Urbano,  sólo se nos solicitan determinados aspectos de los proyectos relacionados a los espacios construidos, sean estos de Permisos de Urbanizaciones o de  diseños relativos a cada proyecto específico y vemos cómo la ciudad se desmiembra en construcciones aisladas y sin sentido urbano.

PROPOSICIONES 

a) El Aparato Estatal
El Estado debiera actuar con más determinación en el logro de su objetivo de promover una Calidad de Vida creciente., tan ligada a lo urbano y rural.

Los Aparatos del Estado son los “avales” de una ciudad mejor, de un territorio equilibrado y de un ambiente acorde a una adecuada calidad de vida.

Un buen  ejemplo lo dio el Ministerio de Obras Públicas cuando junto con desarrollar la Coordinación de Concesiones, creó su Unidad Territorial y Ambiental. Se logró así introducir una fuerte presencia de estos estudios de control y mejoramiento en los Proyectos de Infraestructura Vial.  Hoy, se solicita dentro de las tareas de Anteproyecto de Licitación un “Estudio Ambiental y Territorial” que debe ser primero aprobado internamente

Al respecto del mejoramiento del aparto estatal, nos atrevemos a expresar algunas síntesis de propuestas.

Cómo abordar “hoy”  el territorio Físico Ambiental:

  •  La gestación de una “Oficina de Apoyo Técnico Urbano y Territorial” en los Gobiernos Regionales con carácter propositivo de Proyectos Regionales..
  •  La generación de una Guía de “Términos de Referencia” para Diagnóstico del Espacio Físico Ambiental, en especial apuntando a la necesidad de tener “Indicadores Urbanos y Territoriales.” Comunes a los Proyectos Públicos y Privados para su Evaluación.
  • La necesidad de crear la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Territorial que cuente con la participación interministerial de Vivienda, Obras Públicas, Agricultura, Bienes Nacionales,  Mideplan a lo menos. Y que sea interactuante con la Subsecretaría de Desarrollo Regional.

El Carácter de los “Tiempos Actuales”
El  Espacio Urbano se ve más como Espacio Económico que como Ciudad

Estimamos que es fundamental  tener una clara visión de que los tiempos han cambiado.

No es arriesgado decir que el Carácter de la Época, que se refleja en Chile  desde los últimos decenios del siglo pasado hasta hoy, se caracteriza por el abandono de un espíritu planificador centralizado y el paso a la liberalización de las fuerzas productivas radicada en la iniciativa privada.

En los hechos, el concepto de planificación centralizada ha cedido el terreno a la Gestión Urbana y del Territorio

El Desarrollo Urbano se ha transformado en una Gestión del Uso de Suelo por precio de suelo que ha tenido como consecuencia perder la calidad y funcionalidad. integrada de los elementos urbanos.

Ha perdido el carácter de ciudad compartida por los usuarios de la ciudad. Se ha transformado en una ciudad que es reflejo del Precio de Suelo y que ha terminado por ser un elemento segregador social. Y, disgregador de la localización de los habitantes al imponer una diferencia enorme de precios y calidades de vivienda en que el habitante se ve dirigido a aceptar más a elegir el lugar donde vivir.

¿Es posible retomar el concepto de Planificación Centralizada o del Estado?

La planificación centralizada es básicamente  –en este caso- la Planificación del Suelo Urbano

En esta situación, el Estado tomado como representante del Bien Común, con sus herramientas ministeriales, analiza la situación de los centros urbanos y su capacidad para intervenirlos y definir los horizontes de acción y destina recursos para su implementación, o, llama a la participación de recursos privados en torno al Plan propuesto. Esta fue en síntesis, la forma de aplicación que se efectuó para el logro de los objetivos planificados. Se contó con  toda la  organización   administrativa  y  legal del  país (Ministerios, municipalidades, normas y financiamiento estatal) y estuvo basado en la lógica de que el Estado era el ordenador. Así fue básicamente.

Situación actual de esta Planificación. 
La limitación y el traspaso de recursos financieros y técnicos del Estado, en la política de privatizar y liberalizar la economía, ha impuesto una suerte de descrédito  de esta planificación.

La implementación de economías de mercado en la casi totalidad de los países, en los cuales los profesionales y las respectivas tecnologías se han traspasado al sector privado, se suman a e las nuevas exigencias de una forma de vida muy dinámica y que requiere una gran agilidad de implementación de planes e Instrumentos de Regulación, los que son adaptados a nuevas realidades y se hacen “dinámicos” también,  en el sentido de que la inversión privada no puede esperar o irse a otros destinos y la natural relación con la generación de puestos de trabajo.

Por otra parte la pérdida sostenida de confianza en la efectividad de la acción del Estado y el hecho objetivo de que el capital económico privado es manejado con eficiencia económica –aunque no necesariamente social- por parte del privado, se suma al descrédito creciente de la conducción estatal por parte de conglomerados partidistas, generando un campo sin contrapeso a la inversión privada en la construcción de los espacios urbanos.

¿Dónde está la  perdida o la ganancia del ciudadano?
Una pérdida es que, como se dijo antes, su ingerencia en la elección del  lugar donde vivir es cada vez más restringido a los “espacios baratos” .

Otra es que no se detona un ingreso per cápita que permita al inversionista mejorar el nivel de construcción destinado a mejores y mayores niveles adquisitivos.

Y que el Estado entrega lo que puede, ligado al ingreso per cápita de los que tienen menos, por la vía del subsidio.

Entre las ventajas está el mejoramiento al acceso de los servicios por la vía de las Empresas, mejor organizadas, que tienen por meta alcanzar a la mayor cantidad de usuarios. Es así que los estándares de servicios y la oferta de estos servicios es bastante alta a nivel de todo el país.

 Condiciones requeridas para retomar la iniciativa de la Planificación.:
 
 La Economía de Mercado es Real

Con la consiguiente globalización en el intercambio de productos y costumbres de la población occidental mundial, ha cambiado substancialmente el concepto de planificación urbano territorial, en especial debido a  la dinámica de relaciones y cambios que acontece en las diversas sociedades que requieren de una gran flexibilidad  en su quehacer y su consiguiente soporte normativo.

En este Marco, para una retoma de posiciones de Planificación con mayor presencia del Estado, se requiere de un Estado más prestigioso en el logro de la inversión de ciudad: pavimentos, espacios públicos, transporte, seguridad, iluminación y otros.

Además de un Estado que recupere poderío económico para competir con éxito en los valores de suelo.

Requiere ser capáz ser una parte integrante y equilibrada en sus decisiones nacionales, regionales y municipales. con las fuerzas del mercado Inmobiliario, de sus organismos y de sus gestores y del conjunto de la sociedad que vive y es parte del Sistema,

Para este mejoramiento urbano y territorial se ve como necesario al menos cambiar criterios que se han ido entronizando fuertemente en el tiempo:

Dejar de lado el concepto de que el Estado está para subvencionar la pobreza
Que mejore ostensiblemente el ingreso per cápita real de los tres quintiles de menor ingreso –más que el promedio-.
Retomar con fuerza el rol de defensor de la Calidad de Vida, en el entendido de que esto significa ser mucho más estricto con
– los permisos ambientales
– el Uso del Suelo
–  y, con Garantías fuertes y sostenidas para la inversión Regional
– Condiciones de participación efectiva y comprometida de las comunidades urbanas y rurales. modernas técnicas de participación ciudadana, que faciliten una mayor equidad urbana.

Estos factores, al menos, llevan a la necesidad de  una  reformulación de  los conceptos de planificación urbano-territorial y en especial de los roles tanto del sector público como privado en su relación con la ciudad.

Las Fortalezas de la planificación del Estado que podrían recuperarse:

– Centralidad de información –disponible y transparente
– Obligatoriedad de normativas 
– Posibilidad de integración de distintas áreas (agricultura, minería vialidad y transporte, propiedad del suelo, turismo, etc)
– Posibilidad de planes de largo plazo
– Mejorar la relación con los poderes legislativos.
– Respaldo a aportes financieros extranjeros  (avales).

Debilidades que debieran superarse:

– Rigidez al cambio por sus limitaciones administrativas. ( es decir dar flexibilidad regulada a los instrumentos pertinentes)
– Decisiones con poca comunicación con la comunidad (participación) al estar delegadas en la representación.
– El mercado atrae económicamente a los mejores profesionales debido a  sus bajas remuneraciones.
– Limitados recursos destinados a la planificación (baja prioridad) y  a que el capital de hacer ciudad es fundamentalmente privado (la propiedad del suelo).
– Legislación rígida y destinada a otras realidades
– Ministerios sin vinculación y muchas veces con políticas contrapuestas.

b) El Sector Privado
 
El sector privado de inversión inmobiliaria ha planteado entre otras,  la necesidad de una “Planificación por Condiciones” que permita la utilización de suelos no urbanizables por decretos en el entendido de que se acepta que estas Condiciones son puestas por el Estado. En este sentido se espera que tendrán que ser las necesarias y posibles con el bien común, dentro de los márgenes  lógicos de inversión. Y, que serán normadas para cumplirlas en todas sus etapas de inversión.

Pero un elemento importante en la presencia de la planificación por condiciones, para su ejecución más equitativa y de mejores retornos, es el aumento de ingresos de la población que exige nuevas condiciones de habitabilidad, mayores espacios, mejor calidad de vida, respeto al medio ambiente, sustentabilidad y en especial una mayor participación comunitaria.

Esto requiere un énfasis en la demanda y una disminución del concepto de oferta pública, al menos como se le conoce hoy.

Los aspectos enumerados y otros han llevado al sector privado a la necesidad de contar –y también presionar- por una planificación flexible, ágil y apropiada a la demanda. Aspectos que evidentemente deben ser normados y controlados.

Las Fortalezas de la Inversión Privada:

– Sólidos recursos económicos  capaces de asumir riesgos
– Alto nivel profesional
– Ágil captación de la demanda urbana
– Captación de tendencias de la población
– Facilidad de financiar estudios de alto nivel profesional
– Vinculación con entidades extranjeras

Debilidades a solucionar en la Inversión Privada:

– Planificación a corto plazo
– Riesgo de un lucro excesivo
– Riesgo al monopolio
– Bajo poder y presencia  en la formulación de normas (lo que genera presiones indebidas, en especial a los municipios)
– No arriesga mejorar oportunidad en la Localización Regional.

Respecto a Chile y nuestra Especialidad.

 El ejercicio de la profesión requiere participar no sólo en la calidad de su diseño y ejecución sino que también de sus políticas, con mayor presencia del Ministerio de Vivienda en sus aspectos relativos al “y urbanismo”. Es desde allí donde surge la importancia de contar con conceptos claros de desarrollo urbano, sus condicionantes y tendencias, que son materias propia de criterios de planificación urbano-territoriales compatibles con la Calidad de Vida, en estos momentos de fuertes cambios mundiales que no pueden aplicarse sin una actualización profunda de sus contenidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s